LÁSER DE PLASMA (PLEXR)

En realidad no se trata de un láser ni tampoco de un bisturí eléctrico, aunque parezca funcionar como tal.  El tratamiento consiste en producir una quemadura controlada en cada uno de los ‘puntos de disparo’, por lo que es totalmente seguro y eficaz.

El tratamiento estrella a partir del PLEXR es la blefaroplastia no ablativa. Sin necesidad de cirugía se consigue la retracción del exceso de piel en los párpados, así como la eliminación de cualquier lesión palpebral, xantelasmas, verrugas, etc., que el cliente desee eliminar. También sirve para tratar con éxito las arrugas de expresión, rejuvenecimiento de la zona peribucal y periorbital, puntos rubí, además del tratamiento de la flacidez periumbilical.