Hilos tensores

Utilizamos hilos de material reabsorbible, de polidioxanona o PDO, para el tratamiento de la flacidez facial. Esta es una técnica poco agresiva y consiste en la inserción de una serie de hilos para crear una retícula que sujeta los tejidos y favorece la creación natural de colágeno. Ofrece unos resultados muy satisfactorios, y sin necesidad de someterse a cirugía.

Se suelen poner en la cara, cuello y escote. Otros lugares de nuestra anatomía susceptibles de ser tratados con esta técnica son: cara interna de brazos, rodillas, muslos y también en la región periumbilical del abdomen.